ZONAS MULTIPROPOSITO CON DESCUENTOS PUNTUALES 10%
DESCUENTOS PUNTUALES 10%

El aceite CBD nos aporta gran variedad de beneficios para nuestra salud. Desde aliviar el dolor crónico hasta conseguir un estado de relajación en enfermedades como la epilepsia o ansiedad. Pero tampoco nos podemos olvidar que también el cbd es antiinflamatorio.

Y es que existen muchas personas que se preguntan si el cbd tiene propiedades antiinflamatorias mejores que las de ibuprofeno. Por eso, para aclarar las dudas, vamos a hablar sobre el poder antiinflamatorio del CBD.

CBD vs ibuprofeno

En este apartado vamos a valorar los efectos del CBD vs ibuprofeno, el medicamento más usado para combatir los efectos inflamatorios y molestias corporales.

Muchas personas recurren al ibuprofeno cuando tienen algún tipo de malestar o inflamación en su cuerpo. Su efectividad está más que probada, aunque como cualquier medicamento de índole médico, no se debe abusar de él si no es con prescripción médica. 

El CBD se ha convertido en una alternativa para aquellas personas que sufren inflamación y dolor crónico y no quieren consumir medicamentos químicos.

¿Pero realmente el CBD puede ser un sustituto del ibuprofeno?

El ibuprofeno tiene un efecto más inmediato (o al menos se van notando en un periodo más corto de tiempo) pero los remedios de CBD requieren una exposición más prolongada en el organismo para poder dar sus efectos. No obstante, esto dependerá de la dosis que se utilice.

Igualmente, hay que tener en cuenta que los medicamentos hacen que te acostumbres a ellos y perdiendo eficacia tras un consumo prolongado, como ocurre con el ibuprofeno. Sin embargo, con el CBD no ocurre lo mismo y aumentar su dosis de aplicación no supone tanto riesgo para la salud como si se usase ibuprofeno.

En definitiva, el aceite de CBD y sus derivados pueden ayudar en tratamientos para el dolor y las inflamaciones en un tiempo más prolongado, mientras que el ibuprofeno aliviará en momentos puntuales y con más rapidez. De todas formas, si vas a usar CBD como antiinflamatorio, es mejor contar con el asesoramiento de un profesional médico.

Efectos del CBD antiinflamatorio

CBD propiedades antiinflamatorias

Existen ciertas dolencias o enfermedades que, tras un estudio científico, se ha demostrado que se puede minimizar sus consecuencias y efectos en el cuerpo usando el cannabidiol como antiinflamatorio. Algunos casos por los que el cbd es antiinflamatorio:

En definitiva, el CBD puede aportar con su efecto inflamatorio a que:

Aceite de CBD para la inflamación

Y seguramente te preguntarás qué pasa si la inflamación es interna. Pues bien, se puede tomar también CBD en forma de aceite consumible, cápsulas, infusiones, gominolas, etc. Aunque siempre ha de estar supervisado por un profesional médico.

El aceite CBD puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación y con menos efectos secundarios que si se toma ibuprofeno, tanto a corto como a largo plazo.

Los aceites de CBD son de los compuestos comunes más usados por las personas hoy en día. Esto es así porque permite una mejor dosificación y más efectiva, así como una larga vida útil. La textura del CBD es muy similar al de otros aceites, aunque se usa alcohol como portador en lugar de aceite. Con esto, se consigue que posea una vida útil más prolongada y que sea más sencillo para los vendedores de herbolarios y naturópatas mezclarlo con otras hierbas o aceites esenciales con propiedades antiinflamatorias entre sus componentes. Eso sí, este aceite con alcohol no se puede ingerir.

Para tomar el CBD para la inflamación, basta con medir la dosis recomendada o deseada con el gotero que contiene el producto y colocarlo bajo la lengua para conseguir un efecto rápido o, bien, ingerirlo para conseguir un efecto más lento y controlado.

En general, se estima que aceites y aerosoles tomados por vía oral se absorben en el torrente sanguíneo en una media de 10 a 45 minutos.

Aceites de cannabis para el dolor y reducir la inflamación

Crema antiinflamatoria de CBD

A la hora de usar el CBD como antiinflamatorio, hemos de tener en cuenta dónde se sitúa la inflamación. Las hinchazones e irritaciones en zonas externas provocadas por erupciones o lesiones, se pueden tratar con pomadas, lociones o cremas con CBD aplicándose directamente en la zona afectada.

Cualquier inflamación de la piel se beneficia también si se ingiere el aceite CBD. Sin embargo, el modo más usual de tratamiento es del tipo tópico (en piel). Esto permite que el cannabidiol se concentre en los tejidos locales afectados. 

Podemos usar el cannabidiol antiinflamatorio de forma tópica en casos de:

En general, los bálsamos y cremas con CBD pueden tardar más en llegar a los poros de la piel, en un tiempo de hasta 90 minutos si se frota en la zona afectada. Debido a que el CBD hace efecto más tarde y es más lento, se suele añadir a los bálsamos y tópicos más concentración de CBD para que funcionen. Igualmente, el metabolismo y la grasa corporal influyen en la forma en que el cuerpo absorbe el CBD.

Bibliografía:

  1. Fatouros, I., & Jamurtas, A. (2016). Insights into the molecular etiology of exercise-induced inflammation: opportunities for optimizing performance. Journal of Inflammation Research, 9, 175 – 186.
  2. McCartney, D., Benson, M.J., Desbrow, B. et al. Cannabidiol and Sports Performance: a Narrative Review of Relevant Evidence and Recommendations for Future Research. Sports Med – Open 6, 27 (2020). https://sportsmedicine-open.springeropen.com/articles/10.1186/s40798-020-00251-0
  3. Langer, H. T., Mossakowski, A. A., Pathak, S., Mascal, M. J., & Baar, K. (2021). Cannabidiol does not impair anabolic signaling following eccentric contractions in rats. International journal of sport nutrition and exercise metabolism31(2), 93-100. https://journals.humankinetics.com/view/journals/ijsnem/31/2/article-p93.xml
  4. Kogan NM, Melamed E, Wasserman E, et al. Cannabidiol, a Major Non-Psychotropic Cannabis Constituent Enhances Fracture Healing and Stimulates Lysyl Hydroxylase Activity in Osteoblasts. Journal of Bone and Mineral Research : the Official Journal of the American Society for Bone and Mineral Research. 2015 Oct;30(10):1905-1913. DOI: 10.1002/jbmr.2513.
  5. Cruz, Candelaria. (2020). The effects of Cannabidiol (CBD) on Perceived Muscle Soreness, Inflammation, and Performance after Bouts of Eccentric Exercise of the Elbow Flexors.
  6. Cochrane-Snyman KC, Cruz C, Morales J, Coles M. The Effects of Cannabidiol Oil on Noninvasive Measures of Muscle Damage in Men. Medicine and Science in Sports and Exercise. 2021 Jul;53(7):1460-1472. DOI: 10.1249/mss.0000000000002606.
  7. Kasper, A.M., Sparks, S.A., Hooks, M.C., Skeer, M., Webb, B., Nia, H., Morton, J., & Close, G. (2020). High Prevalence of Cannabidiol Use Within Male Professional Rugby Union and League Players: A Quest for Pain Relief and Enhanced Recovery. International journal of sport nutrition and exercise metabolism, 1-8.
  8. Pellati, Federica & Borgonetti, Vittoria & Brighenti, Virginia & Biagi, Marco & Benvenuti, Stefania & Corsi, Lorenzo. (2018). Cannabis sativa L. and Nonpsychoactive Cannabinoids: Their Chemistry and Role against Oxidative Stress, Inflammation, and Cancer. BioMed Research International. 2018. 1-15. 10.1155/2018/1691428.
  9. Burstein S. Cannabidiol (CBD) and its analogs: a review of their effects on inflammation. Bioorganic & Medicinal Chemistry. 2015 Apr;23(7):1377-1385. DOI: 10.1016/j.bmc.2015.01.059.
  10. Hobbs, Jack & Vazquez, Allegra & Remijan, Nicholas & Trotter, Roxanne & McMillan, Thomas & Freedman, Kimberly & Wei, Yuren & Woelfel, Keith & Arnold, Olivia & Wolfe, Lisa & Johnson, Sarah & Weir, Tiffany. (2020). Evaluation of pharmacokinetics and acute anti?inflammatory potential of two oral cannabidiol preparations in healthy adults. Phytotherapy Research. 34. 10.1002/ptr.6651.
  11. Sangiovanni, E., Fumagalli, M., Pacchetti, B., Piazza, S., Magnavacca, A., Khalilpour, S., Melzi, G., Martinelli, G., & Dell’Agli, M. (2019). Cannabis sativa L. extract and cannabidiol inhibit in vitro mediators of skin inflammation and wound injury. Phytotherapy research : PTR, 33(8), 2083–2093. https://doi.org/10.1002/ptr.6400

Repasamos los conceptos básicos del Cannabis

Como punto de partida vamos a definir algunas palabras y términos básicos que debes de conocer antes de continuar:

Glosario cannábico:

El mágico mundo de los cannabinoides (CBD, THC y mucho más)

La planta de Cannabis Sativa L está llena de diferentes compuestos químicos fascinantes, terpenos, flavonoides y fitocannabinoides son algunos de sus componentes más valiosos. Pero son los fitocannabinoides los que hacen que la magia de la planta sea tan especial.

Los cannabinoides son lípidos naturales (grasas). Estos compuestos grasos pueden encontrarse en las plantas (fitocannabinoides), así como en nuestros cuerpos (endocannabinoides).

Efectivamente, la planta del Cannabis crea sustancias parecidas a las que nuestro propio cuerpo crea. Precisamente, gracias a las investigaciones sobre cómo los fitocannabinoides influyen en nuestro organismo, descubrimos los endocannabinoides [1]. Es por eso que todo el vocabulario al respecto es un poco confuso.

La planta Cannabis Sativa L contiene más de 100 fitocannabinoides. El CBD (siglas de cannabidiol) y el THC (siglas de tetrahidrocannabinol) son dos de los fitocannabinoides más abundantes dentro de la planta y también los más estudiados hasta la fecha.

Estas moléculas trabajan con nuestro sistema endocannabinoide para ayudar a lograr la homeostasis, un estado de equilibrio y balance de las funciones fisiológicas de nuestro organismo.

Como dice la reconocida investigadora del Cannabis, Dra. Cristina Sánchez: el Cannabis es como “una farmacia entera en una planta".

(IMAGEN): Raphael Mechoulam, químico de plantas, conocido como el abuelo de la ciencia del Cannabis, fue el pionero en sintetizar estas moléculas, además de ser uno de los que vieron el potencial del Cannabis. ¡Gracias, Raphael!

Diferencias y semejanzas

¿De dónde vienen?

En pocas palabras, tanto el CBD como el THC provienen de la misma planta, Cannabis Sativa L. Es socialmente común asociar el CBD con el cáñamo y el THC con la marihuana, pero estos términos se crearon para diferenciar la finalidad del uso de las mismas: el cáñamo asociado al uso textil o industrial y la marihuana al uso recreativo o medicinal.

Es cierto que, según la variedad, la planta del Cannabis puede contener concentraciones mayores o menores de estos cannabinoides debido a la evolución natural o la manipulación genética. Pero en el mundo botánico, solo existe una especie de Cannabis: Cannabis Sativa L.

Primero, tenemos que entender cómo funciona la planta de cannabis y de dónde provienen estos cannabinoides. La planta de Cannabis tiene 4 partes principales; las hojas, el tallo, las semillas y las flores.

*COMA EXPLICATIVA*

Además, debemos mencionar que el CBD y el THC no se encuentran como tal en la planta, sino sus precursores, CBDA y THCA. Estas son formas ácidas de estos mismos cannabinoides (cannabinoides crudos), se trata de cannabinoides que aún no se han descarboxilado* [2].

* Para convertir CBDA y THCA en CBD y THC tenemos que calentar el material para que se produzca un proceso químico conocido como descarboxilación.

En las semillas, tallos y hojas solo podemos encontrar trazas de los precursores de CBD y THC (CBDA y THCA), ya que la planta guarda la mayor parte de su tesoro en sus flores, conocidas socialmente como cogollos. Las flores pueden usarse para crear extractos y tinturas a través de procesos de extracción o se pueden usar directamente a través de la combustión (es decir, de forma fumada o vapeada). [3]

(IMAGEN): Mapa de cannabinoides de calor.

En resumen, el CBD y el THC provienen de la flor de la planta del cannabis.

Propiedades

Es importante comprender los matices de las propiedades de los cannabinoides. Es extremadamente fácil demonizar al THC por sus efectos psicotrópicos; sin embargo, el THC tiene un amplio potencial terapéutico y comparte muchos de los beneficios prometedores del CBD. El Cannabis es una planta extremadamente compleja y cada día aprendemos más sobre cómo funciona y cómo funcionan juntos sus diferentes compuestos. [4]

*TABLA DE BENEFICIOS*

 CBD (Cannabidiol)THC (Tetrahydrocannabinol)
Pro-inflamatorio [5]NOSI
Anti-inflamatorio [6]SISI
Analgésico (Reduce el dolor)[6]SISI
Ansiolítico [7]
[8]
SINO
Antipsicótico [7]
[8]
SINO
Panicolítico [9]SISI
Psicotomimetico [10]NOSI
Psicoactivo [11]SI*Debido a sus efectos ansiolíticosSI
Neuroprotector [12]
[13]
SISI*Dependiendo de la dosis
Neurotóxico [14]NOSI*Dependiendo de la dosis
Antioxidante [13]SISI
Antitumor [15]SISI
Relajante Muscular [16]SISI
Anticonvulsionante [17]SINO
Estimulador del apetito [18]NOSI
Anti-náusea y anti-vómito [19]SI (Poco)SI
Anti-antojoSI[20]SI*Dependiendo de la dosis [21]

Una de las principales diferencias entre el CBD y el THC es cómo afectan a la cognición y la memoria. Los resultados de la memoria a corto plazo se deterioran en las administraciones agudas de THC y esto podría ser un efecto secundario para algunos.

Sin embargo, un efecto secundario para una persona también podría ser una herramienta útil y terapéutica para otras. En casos de trastorno de estrés postraumático (PTSD) o eventos traumáticos similares, los efectos del THC sobre la alteración de la memoria resultan fundamentales para la recuperación.

Como se indica en el artículo de Fundación Canna; "La ventana terapéutica del THC (es decir, el rango entre la dosis efectiva y la aparición de efectos secundarios adversos) no es tan amplia como en el CBD". Es por eso que el CBD ha sido estudiado por la OMS y otras comisiones reguladoras, quienes han visto un perfil de seguridad más amplio y una mayor tolerancia en dosis altas.

Actualmente se están estudiando tanto el CBD y el THC para tratar las siguientes patologías:

 *PROJECT CBD, OMS, Fundación Canna

En general, el CBD y el THC tienen más similitudes que diferencias en cuanto a beneficios y propiedades. Lo importante es comprender las diferentes formas en que el CBD y el THC trabajan con nuestro cuerpo para ayudarnos a optimizar el uso de estos compuestos.

Efectos

En primer lugar, es importante comprender que cada individuo es único y su sistema endocannabinoide también lo es. Por eso la experiencia de cada individuo y cómo su cuerpo interactúa con los diferentes cannabinoides será diferente. Puede explicarse por nuestro “tono endocannabinoide'', un concepto utilizado para describir la forma que se expresa nuestro Sistema Endocannabinoide.

Los expertos en cannabis como Ethan Russo han estudiado cómo las deficiencias en nuestro tono endocannabinoide pueden relacionarse con algunas patologías* como la fibromialgia, el síndrome de intestino irritable y otros síndromes resistentes al tratamiento [22]. Los fitocannabinoides pueden brindar la oportunidad de regular y estimular nuestro tono endocannabinoide. [1][23]

* (Los expertos en cannabis en una publicación de 2014 afirmaron que modular nuestro ECS podría tener un potencial terapéutico en todas las enfermedades humanas).

¿Cómo afecta el CBD a nuestro cuerpo?

Aún tenemos un largo camino por recorrer para comprender cómo actúa el Cannabidiol con nuestro cuerpo. Sabemos que actúa a través del sistema endocannabinoide, así como a través de otros receptores independientes. [24]

En comparación con otros fitocannabinoides, el CBD tiene una baja afinidad con nuestros dos receptores bien conocidos, CB1 (se encuentra principalmente a nivel central, en nuestro cerebro y sistema nervioso central, así como en una variedad de otros órganos, células, y tejidos) y CB2  (considerado como un receptor periférico, disperso en diferentes células, principalmente en las células inmunes)[3][6]. Es decir, el CBD no necesariamente activa estos receptores, pero facilita ciertos procesos.

Sin embargo, la interacción del CBD con una variedad de otros receptores cannabinoides (TRPV y GPR55) y otros receptores en nuestro cerebro que se ocupan de la inflamación, el dolor o los niveles de serotonina*, muestra la variedad de usos de este compuesto en tratamientos preventivos y sintomáticos, y especialmente así que si comenzamos a discutir los efectos inmunorreguladores del CBD. [25]

*neurotransmisor que controla nuestro estado de ánimo, apetito, sueño y movilidad gastrointestinal.

El CBD trabaja modulando nuestro ECS, promoviendo la regulación del dolor, la inflamación, el estado de ánimo, ayudando a nuestro cuerpo a alcanzar un estado de equilibrio en las funciones físicas y mentales. 

Al parecer esto se debe al papel fundamental del CBD en la generación de nuestro tono endocannabinoide, debido a su capacidad para aumentar la disponibilidad de anandamida*, la molécula de la felicidad [25]. La anandamida, un endocannabinoide que se ocupa de las funciones de motivación, recompensa y placer de nuestro cerebro, es crucial en el tratamiento de trastornos psicológicos, incluida la adicción. Esto último ha motivado los estudios sobre los posibles efectos del CBD en el tratamiento del abuso de sustancias y adicciones como la nicotina o el alcohol. [23]

Aunque la OMS ha reconocido que el CBD no es dañino ni adictivo, todavía existen algunos posibles efectos adversos que incluyen; interacciones médicas, somnolencia, sequedad de boca, dolores de cabeza y migrañas, mareos o pérdida del apetito. Para obtener más información sobre los efectos secundarios del CBD, consulte nuestro artículo revisado por el experto Tommaso Bruscolini.

Cómo afecta el THC a nuestro cuerpo

Al igual que el CBD, el THC también ha sido estudiado por su capacidad para estimular nuestro sistema endocannabinoide. [26]

El THC, a diferencia del CBD, tiene una afinidad mucho mayor con nuestros receptores cannabinoides, CB1 y CB2. La afinidad del THC por CB1 puede explicarse a través de su capacidad para alterar la memoria, estimular el apetito y afectar la coordinación motora, por otra parte su afinidad por los receptores CB2 describe sus poderosas propiedades antiinflamatoria y analgésica. [25]

Lo más común es que la mayor afinidad del THC por estos receptores mejore la efectividad y potencie ciertas propiedades de este fitocannabinoide en comparación con el CBD. Sin embargo, los pacientes pueden experimentar efectos secundarios no deseados. [26] Debido a esto la combinación de cannabinoides puede resultar extremadamente prometedora para lograr un equilibrio entre propiedades y efectos secundarios de los mismos.

Los efectos secundarios del THC varían según las dosis y pueden incluir taquicardia, conjuntivitis, alteración de la memoria y la percepción, somnolencia, sedación, boca seca, dolores de cabeza, desmayos y trastornos de coordinación. [27]

Consumo

Tanto el CBD como el THC pueden encontrarse en una variedad de formatos, siendo las formas más extendidas en forma de flor o aceites. También se comercializan  aceites para vapear, comestibles, cápsulas o tópicos. Estos productos tienen diferentes pros y contras similares para ambos cannabinoides.

Para obtener más información sobre las diferentes formas de usar CBD, consulte nuestro artículo.

CBD y THC: Trabajan mejor unidos.

El CBD y el THC pueden complementarse entre ellos. Sin embargo, esta cualidad no es exclusiva del CBD y el THC, existen sinergias parecidas entre los cannabinoides y otros compuestos como los terpenos y flavonoides. El cannabidiol incluso puede ayudar a contrarrestar los efectos psicoactivos no deseados del THC. [4]

Muchos estudios están investigando la combinación de THC y CBD, y sus resultados son muy prometedores. En el Pacifical Medical Center de San Francisco, los científicos encontraron que el THC y CBD tenía efectos antitumorales más potentes, sobre los cánceres de cerebro y de mama, juntos que separados. También se ha llegado a esta misma conclusión en estudios similares sobre el dolor neuropático. [28]

Por el momento, han surgido algunos productos farmacéuticos con una proporción 1:1 de CBD y THC como Sativex, destinado para pacientes con esclerosis múltiple.

Situación Legal

Por el momento, ningún cannabinoide está regulado de forma ingerida, sublingual o inhalada en España, ni de forma terapéutica ni recreativa.

El CBD está regulado solo para uso externo (uso tópico). El THC aún no está completamente regulado y tendrá una ruta más larga hasta ver un avance en la regulación dentro de la Unión Europea; sin embargo, aparte de estas regulaciones, existen programas para ayudar a los pacientes a acceder a productos con THC, con apoyo médico.

Cómo acceder a productos de Cannabis

¿Dónde encontrar productos de CBD?

Puede encontrar productos de CBD, para uso tópico, en herbolarios, tiendas de CBD y farmacias, así como en nuestra tienda online. Si está buscando ayuda con la dosificación y los tratamientos, consulte con uno de nuestros expertos.

¿Dónde encontrar productos de THC?

En España, los pacientes pueden acceder a productos de cannabis medicinal, incluido el THC, uniéndose al Programa de cannabis medicinal de Smoking Maps, que trabaja con asociaciones de cannabis y médicos para ayudar a los pacientes que necesitan estos productos.

El futuro de los cannabinoides

Es muy tentador prejuzgar y simplificar las propiedades del Cannabis: esto es bueno, eso es malo, esto funciona o esto no. El Cannabis es una planta muy compleja y con tanto valor terapéutico que se hace necesario comprender los matices.

Parece empezar una nueva era, o más bien que empieza el final de la era de prohibición del Cannabis. Esperaremos con entusiasmo que los días de la demonización y los mitos del Cannabis terminen, mientras tanto pacientes, expertos y curiosos podemos seguir investigando las propiedades beneficiosas del CBD, el THC y otros cannabinoides para comprender mejor cómo puede ayudarnos esta planta tan fascinante.

Bibliografía

  1. Raphael Mechoulam and the history of cannabis research. Interview. International League against epilepsy. Epigraph Vol. 21 Issue 1, Winter 2019
  2. Quantification of the concentration of THC, CBD, CBG, THCA, CBDA, CBGA, THC. Fundación Canna.
  3. Andre CM, Hausman JF, Guerriero G. Cannabis sativa: The Plant of the Thousand and One Molecules. Front Plant Sci. 2016.
  4. Russo EB. Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid-terpenoid entourage effects. Br J Pharmacol. 2011.
  5. Smith MS, Yamamoto Y, Newton C, Friedman H, Klein T. Psychoactive cannabinoids increase mortality and alter acute phase cytokine responses in mice sublethally infected with Legionella pneumophila. Proc Soc Exp Biol Med. 1997.
  6. Bruni N, Della Pepa C, Oliaro-Bosso S, Pessione E, Gastaldi D, Dosio F. Cannabinoid Delivery Systems for Pain and Inflammation Treatment. Molecules. 2018.
  7. Tambaro S, Bortolato M. Cannabinoid-related agents in the treatment of anxiety disorders: current knowledge and future perspectives. Recent Pat CNS Drug Discov. 2012.
  8. Blessing EM, Steenkamp MM, Manzanares J, Marmar CR. Cannabidiol as a Potential Treatment for Anxiety Disorders. Neurotherapeutics. 2015.
  9. Khan AU, Falconi-Sobrinho LL, et al. Cannabidiol-induced panicolytic-like effects and fear-induced antinociception impairment: the role of the CB1 receptor in the ventromedial hypothalamus. Psychopharmacology (Berl). 2020.
  10. Solowij, Nadia. Psychotomimetic and Cognitive Effects of Cannabis Use in the General Population, in The Complex Connection Between Cannabis and Schizophrenia, 2018.
  11. Lee, Martin et al. Is CBD really non-psychoactive? Project CBD. 2016
  12. Maroon J, Bost J. Review of the neurological benefits of phytocannabinoids. Surg Neurol Int. 2018.
  13. Hampson AJ, Grimaldi M, Axelrod J, Wink D. Cannabidiol and (-)Delta9-tetrahydrocannabinol are neuroprotective antioxidants. Proc Natl Acad Sci U S A. 1998.
  14. Rocchetti M, Crescini A, Borgwardt S, Caverzasi E, Politi P, Atakan Z, Fusar-Poli P. Is cannabis neurotoxic for the healthy brain? A meta-analytical review of structural brain alterations in non-psychotic users. Psychiatry Clin Neurosci. 2013.
  15. Velasco G, Sánchez C, Guzmán M. Anticancer mechanisms of cannabinoids. Curr Oncol. 2016.
  16. Malfitano AM, Proto MC, Bifulco M. Cannabinoids in the management of spasticity associated with multiple sclerosis. Neuropsychiatr Dis Treat. 2008.
  17. Perucca E. Cannabinoids in the Treatment of Epilepsy: Hard Evidence at Last?. J Epilepsy Res. 2017.
  18. J.A. Morgan, Celia, et al. Cannabidiol attenuates the appetitive effects of ?9-tetrahydrocannabinol in humans smoking their chosen cannabis. Neuropsychopharmacology. 2010.
  19. Parker LA, Rock EM, Limebeer CL. Regulation of nausea and vomiting by cannabinoids. Br J Pharmacol. 2011.
  20. Prud'homme M, Cata R, Jutras-Aswad D. Cannabidiol as an Intervention for Addictive Behaviors: A Systematic Review of the Evidence. Subst Abuse. 2015.
  21. Parker LA, Burton P, Sorge RE, Yakiwchuk C, Mechoulam R. Effect of low doses of delta9-tetrahydrocannabinol and cannabidiol on the extinction of cocaine-induced and amphetamine-induced conditioned place preference learning in rats. Psychopharmacology (Berl). 2004 Sep;175(3):360-6. doi: 10.1007/s00213-004-1825-7. PMID: 15138755.
  22. Russo EB. Clinical Endocannabinoid Deficiency Reconsidered: Current Research Supports the Theory in Migraine, Fibromyalgia, Irritable Bowel, and Other Treatment-Resistant Syndromes. Cannabis Cannabinoid Res. 2016.
  23. Leweke FM, Piomelli D, Pahlisch F, et al. Cannabidiol enhances anandamide signaling and alleviates psychotic symptoms of schizophrenia. Transl Psychiatry. 2012.
  24. Pisanti S, Malfitano AM, Ciaglia E, Lamberti A, Ranieri R, Cuomo G, Abate M, et al. Cannabidiol: State of the art and new challenges for therapeutic applications. Pharmacol Ther. 2017
  25. Larsen C, Shahinas J. Dosage, Efficacy and Safety of Cannabidiol Administration in Adults: A Systematic Review of Human Trials. J Clin Med Res. 2020.
  26. Mary Biles. THC y CBD: ¿Cuál es la diferencia entre ambos cannabinoides? Kalapa Clinic.
  27. Grotenhermen F. Pharmacokinetics and pharmacodynamics of cannabinoids. Clin Pharmacokinet. 2003;42(4):327-60. doi: 10.2165/00003088-200342040-00003. PMID: 12648025.
  28. Marcu JP, Christian RT, Lau D, Zielinski AJ, Horowitz MP, Lee J, Pakdel A, Allison J, Limbad C, Moore DH, Yount GL, Desprez PY, McAllister SD. Cannabidiol enhances the inhibitory effects of delta9-tetrahydrocannabinol on human glioblastoma cell proliferation and survival. Mol Cancer Ther. 2010.

Ya conocemos muchas de las propiedades de incluir el aceite de CBD en tu dieta, como la reducción de la inflamación o de la ansiedad, pero, ¿de qué manera sucede esto? El aceite de CBD afecta y ayuda a nuestro propio Sistema Endocannabinoide (ECS) a funcionar mejor. En el artículo de hoy vamos a comprender la importancia del sistema Endocannabinoide y 10 hábitos que podemos utilizar en nuestro día a día para mejorar su funcionamiento.

¿Qué es el Sistema Endocannabinoide (ECS)?

Conocido como el sistema maestro regulador, se encarga de mantener la homeostasis o equilibrio en el organismo. Sus componentes, los endocannabinoides (como los neurotransmisores en el cerebro), se parecen molecularmente a los fitocannabinoides que encontramos en plantas como la de Cannabis. Existen 2 principales endocannabinoides encontrados hasta la fecha: Anandamida y el 2-araquidonilglicerol (2-AG). Estos 2 se adhieren a los denominados receptores: CB1 en el sistema nervioso central (cerebro en especial) y los CB2 en el sistema nervioso periférico (médula espinal y órganos). 

Aquí podemos ver las diferentes funciones que regula y controla el ECS.


*
El Dolor Neuropático procede de un daño o enfermedad que afecta el sistema somatosensorial

¿Como mejorar el funcionamiento de mi Sistema Endocannabinoide (ECS)?

Aunque podemos enfocarnos sólo en consumir productos ricos en CBD procedentes del Cannabis, es más aconsejable potenciar tu Sistema Endocannabinoide de más maneras. Te preguntarás por qué... La respuesta es muy sencilla, cuanto más apoyes el funcionamiento de tu ECS mejor funcionarán los productos de CBD.

Cada vez más estudios científicos están relacionando los niveles bajos de endocannabinoides con trastornos tan variados como el autismo, las migrañas, la fibromialgia o el síndrome de intestino irritable. ¡Vamos a ver estas 10 maneras de potenciar tu ECS!

  1. La actividad física

El ejercicio físico es muy beneficioso para muchas áreas de tu salud, incluido el sistema Endocannabinoide. El ejercicio puede incrementar los niveles del activador de los CB1, la anandamida y también aumenta la sensibilidad de estos receptores. Es más importante hacer ejercicio de manera regular frente a la cantidad o intensidad de este.

  1. Tomar el sol

Tomar el sol un día de verano hace maravillas para mejorar tu estado de ánimo. Además de potenciar la síntesis de vitamina D, el sol potencia tu Sistema Endocannabinoide. Los rayos UVA promueven la producción de óxido nítrico (vasodilatador) que a su vez aumenta la cantidad de receptores CB1 en todo el cuerpo. 20 minutos al día fuera de las horas de máxima incidencia, sin protección, es la cantidad recomendada por los expertos.

  1. Comer grasas de calidad

Los endocannabinoides naturalmente presentes en nuestro cuerpo son producidos a partir de los ácidos grasos Omega 6 (ácido araquidónico). Un consumo excesivo de Omega 6, sin embargo, puede causar un desequilibrio con el Omega 3 que aumente la inflamación. Para impedir que esto suceda es recomendable consumir alimentos con un ratio o proporción entre Omega 3 y 6 saludable. Los mejores son: huevos ecológicos, semillas de lino, chía, salmón salvaje, sardinas y aceite de semilla de cáñamo y las mismas semillas de cáñamo. 

  1. La exposición al frío

La exposición al frío, ya sea mediante las duchas frías o paseos invernales, ha demostrado que estimula el Sistema Endocannabinoide (ECS). Si eres una persona que vive en un clima cálido durante todo el año, prueba las duchas o baños fríos

  1. Reduce el estrés

El estrés es conocido por ser el factor principal por el que comienzan muchos trastornos físicos. Cuando estás estresado se elevan los niveles de Cortisol, una hormona que cuando se dispara reduce los receptores CB1 en el Hipocampo cerebral y por lo tanto la actividad cannabinoide en esa región. Cuando alguien padece estrés crónico estos receptores CB1 están desactivados de manera crónica. Para reducir los niveles de estrés puedes hacer ejercicio, yoga o practicar la meditación. 

  1. Toma bebidas ricas en electrolitos

Los electrolitos como el calcio, potasio o el magnesio son muy importantes para mantenerte hidratado y regular el PH. Diversos estudios han demostrado que el consumo adecuado de electrolitos de calcio y potasio potencian la actividad de los receptores CB1 y el transporte de los endocannabinoides.

  1. Aumenta el consumo de vitamina A

Esta vitamina soluble en grasa potencia el funcionamiento de tu sistema inmune y aumenta la expresión de los receptores CB1. Puedes encontrar vitamina A en: verduras y frutas de color naranja como los boniatos o las zanahorias, salmón salvaje, mantequilla ecológica, ghee (mantequilla clarificada), etc.

  1. ¿Más chocolate?

Si, no estás leyendo mal. El cacao y sus derivados poco refinados (polvo de cacao puro, y chocolate de más del 70% y endulzado de manera saludable con miel o azúcar integral) contienen el cannabinoide Anandamida y otras compuestos que impiden que esta se deteriore dentro de nuestro organismo. ¡Cuanto más próximo al cacao puro mejor!

  1. Bebe más té

El té, especialmente el verde, contiene unos antioxidantes llamados catequinas que estimulan el sistema endocannabinoide al adherirse a receptores en el sistema nervioso central (CB1). Elige tés ecológicos ya que las cosechas normales están muy contaminadas por pesticidas y otros químicos.

  1. Evita los inhibidores del Sistema Endocanabinoide (ECS)

Por último, pero aún muy importante, es necesario evitar los contaminantes alimentarios como los pesticidas o los microplásticos que se encuentran en el agua embotellada ya que bloquean la actividad del Sistema Endocannabinoide y dificultan su funcionamiento. Elige, siempre que puedas, productos ecológicos y envases de vidrio.

BIBLIOGRAFÍA

usercartmagnifiercrosschevron-downplus-circle
0
    0
    Mi carrito
    El carrito está vacioVolver a la tienda